Saltar al contenido

#DESAFÍO30X – DÍA VEINTICINCO

¡Parceros! Bienvenidos a un día más de #DESAFÍO30X, hoy nuestro tema será subir de nivel, ya estamos en los últimos días del reto y es hora de ir exigiéndonos más, en este momento tenemos la capacidad de aumentar nuestro esfuerzo, de subir un poco más el nivel de nuestros planes de acción y de elevar nuestra conciencia a un punto mayor para este proceso de transformación de vida.

Ayer en nuestro desafío, trabajamos la expansión de la zona de confort, elegimos tres cosas que normalmente no haríamos y las realizamos, ¿qué tal estuvo la experiencia? ¿eran tan “atemorizantes” o “difíciles” como parecían?

Mis parceros, nuestro crecimiento en la vida está relacionado con el crecimiento de nuestra zona de confort, entre más cosas hagamos diferentes a la rutina, mayor será para nosotros el impacto en el proceso de transformación y de la ruta hacia nuestra felicidad.

Eso debido a que no estaremos todo el tiempo en piloto automático, sino que estaremos presentes en cada momento de nuestras vidas, y eso mis parceros es muy pero muuuuy importante.

Cuando estamos en un estado permanente de comodidad, perdemos esa chispa que la vida nos ofrece, lo mejor es estar atentos a nuevas cosas y experimentarlas 😊

Desafiarnos a nuevos horizontes, aventuras, situaciones, etc. nos hace conocer que en realidad el miedo está asociado con lo desconocido, pero no es un miedo real, es una barrera mental.

Por esto hoy nos encargaremos de subir de nivel, de mejorar nuestra perspectiva ante las situaciones y a abrir nuestra mente ante nuevas posibilidades.

Dany, ¿y cómo es eso de subir de nivel?

Parceros, a medida que vamos adquiriendo experiencia, aplica para todo en la vida, empieza a subir nuestro nivel de exigencia, desde nuestros primeros días de colegio hasta graduarnos de él, o desde hacer una carrera universitaria hasta una maestría (que no es mi caso) … Pero a lo que quiero llegar es que siempre a medida que pasa el tiempo nos vamos convirtiendo en expertos, y poco a poco, el nivel empieza a subir.

Les daré un ejemplo más fácil: Si nos trasladamos a un videojuego, funciona exactamente igual, con el cumplimiento de metas empezamos a subir de nivel, hasta que nos convertimos en expertos y superamos el juego.

Así mismo, subir de nivel es de las partes más importantes para el proceso que estamos viviendo de llegar al éxito, aumentar la exigencia en nuestras acciones es un proceso fundamental para lograr el cumplimiento de metas en nuestra vida.

Entonces es momento de que evaluemos nuestras habilidades, actividades, planes de acción, rutinas o seguimiento de objetivos y pensemos: ¿hemos subido de nivel? o ¿hemos hecho el mismo esfuerzo durante todo el tiempo? En caso de tener respuestas negativas, no vamos a atormentarnos por ellas, hoy nos encargaremos de cambiar nuestros niveles de exigencia, hoy vamos a subir de nivel 😊

¡Manos al cuaderno!

Abre tu lugar de apuntes y escribe “DESAFÍO30X – Día veinticinco” junto a “subiendo de nivel en mi proceso de transformación de vida”.

Este ejercicio puede parecer un poco sencillo, pero en realidad para que sea efectivo necesita tu compromiso completo. La principal razón es que siempre nuestra mente va en busca de comodidad, esa famosa zona de confort de la que ya hablamos todo un día, así que cuando empezamos a exigirnos, lo que estamos haciendo es sacudir esa línea de confianza a la que ya estamos acostumbrados, y claramente nuestro cuerpo va a generar resistencia.

Ahí es donde vale la pena parceros, ahí es donde identificamos qué tan comprometidos estamos con nuestros sueños. Es en ese punto en donde debemos exigirnos y decirle a nuestra mente que esa zona de comodidad no nos interesa, porque sabemos que fuera de ella es donde está nuestro éxito.

Teniendo claro esto, es momento de empezar a analizar nuestras acciones durante este tiempo.

Enfócate en las actividades que te impulsan para llegar a tus metas

Es decir, para este día solo considera los ejercicios o acciones que te aporten para esos sueños, los que estén en tu plan de acción, y también, lo que consideres que te haga falta implementar.

Ve y revisa todo lo que has escrito, lee lo que te propusiste a hacer al inicio de este desafío y compáralo con lo que has hecho.

¿En qué te sientes experto?

Analiza qué actividades de tu plan de acción haces con completa facilidad, esas que sientes que ya no requieren esfuerzo para tí sino que las realizas de forma automática, luego de estar seguro, ve y escríbelas.

¿Recuerdan la regla de los 21 días? Pues para nuestro plan de acción aplica muchísimo, ya vamos en el día veinticinco así que si iniciaron el plan con compromiso y constancia lo más seguro es que sientan que ya lo hacen automáticamente y lo convirtieron en un hábito.

Es momento entonces de analizar esas acciones y dejar de hacerlas de la misma manera, ahora hay que exigirnos más en cada una de ellas y también convertirlas en un hábito.

Por esto me encantan este tipo de retos como el #DESAFÍO30X, cada día tiene coherencia con los temas anteriores, los tiempos son perfectos y cada vez vamos escalando. De esta misma forma lo haremos con lo que ya tenemos establecido hacer.

¿Qué cosas haces aún con esfuerzo?

También identifica eso a lo que no logras acostumbrarte pero que tampoco te genera exceso de dificultad, es decir, te esfuerzas pero lo logras hacer siempre.

En nuestro día a día tenemos actividades que aunque no hagamos de manera inmediata y práctica aun así realizamos. Como estudiar un tema en específico para un examen, preparar algo de comer o ser ordenados en el día a día.

Este tipo de acciones son perfectas, porque te hacen esforzar, te hacen estar presente en el momento. Esas son las actividades que no debes descuidar en tu día a día, en las que debes trabajar hasta hacerlo todo más fácil, y así, ir subiendo el nivel. Desde estudiar un tema más difícil para otros exámenes hasta hacer una receta compleja para toda la familia.

Hay muchas opciones de permanecer fuera de la zona de confort mis parceros y de estar siempre trabajando en un nivel más alto.

Escribe en tu lugar de apuntes todas estas acciones, siendo consciente, coherente y sincero. Recuerda que este es un desafío para ti, la transformación es tuya, así que los resultados dependen 100% de tu compromiso y te servirán solamente a ti.

¿Qué debilidades sientes que tienes?

Ahora es momento de definir esas debilidades que te cuesta muchísimo superar, o que la mayoría de las veces no realizas, por ejemplo, hacer ejercicio (porque te da pereza), levantarte tarde, no ser consciente de la alimentación… y muchas más que solo tú sabes.

Para contextualizar un poco, voy a describirles los dos tipos de habilidades que cada persona puede tener. Las clasificamos en habilidades duras o habilidades blandas.

Danny ¿y cómo es eso de habilidades duras y blandas?

Parceros, las habilidades duras son esas que se enfocan en lo técnico, físico o conocimientos que tengas adquiridos, por ejemplo, en una entrevista de trabajo la mayoría de las veces se fijan en tus habilidades duras. Tu profesión, tus conocimientos, el dominio de otros idiomas, etc.

En el caso de las habilidades blandas, estas van más enfocadas en la personalidad y la naturaleza de cada persona, por ejemplo, la capacidad de relacionarse, el liderazgo, la actitud positiva, la buena energía, la disposición, trabajo en equipo, etc.

Les quise definir muy bien estos dos conceptos porque son necesarios para identificar qué tipo de habilidades, o en este caso, debilidades, tenemos en nuestro día a día.

Encárgate también de escribir estas debilidades que consideras tener. Para escribir los casos más reales posibles, trasládate a esos días en los que no cumpliste tu plan de acción y evalúa las razones. Es muy posible que la respuesta sea alguna debilidad que se debe trabajar.

Tómate el tiempo necesario y realiza el ejercicio siendo muy consciente de tus actos. Recuerda que estamos buscando esta información para subir de nivel en cada una de ellas.

Ahora, identifica el nivel de tu lista

¡Así es! De todo lo que escribiste, selecciona el nivel de dificultad en una escala de 1 a 10, siendo 1 muuuuy fácil y 10 muuuuy difícil.

Como realizamos tres listas diferentes, lo que escribimos en la misma lista es probable que tenga un rango similar de dificultad, intenta puntuar muy razonablemente cada actividad, analiza, no generalices y aprende a ser objetivo.

Parceros, aunque el objetivo principal de este día es que aumentemos nuestras exigencias en las acciones diarias, también este tipo de ejercicios permiten conocernos, analizarnos y darnos cuenta qué está funcionando correctamente o qué está fallando en nuestra vida.

Me recuerda mucho a la rueda de la vida, cuando empezábamos a calificar cada uno de esos pilares claves y solo con eso, teníamos unas conclusiones gigantescas y nos dejaba muy claro en lo que debíamos trabajar.

Este es un caso muy similar, tenemos ciertas acciones que pueden ser sencillas, de exigencia media o muy complicadas, pero que todas son necesarias para alcanzar nuestras metas.

¡Ah! Y eso no es todo… Lo más probable es que las más difíciles o exigentes sean las más necesarias y útiles para alcanzar el éxito, por eso es tan necesarios saber cómo estamos parceros, darle “centrar” a ese GPS y ver en qué posición estamos, cuánto hemos recorrido desde nuestro punto de partida y cuánto nos falta para llegar a ese destino tan anhelado.

Encárgate entonces de calificar cada uno de los ítems de esa lista y cuando hayas terminado continúa con el ejercicio 😊

Ahora, define los requisitos para subir de nivel

¡Muy bien! Ya tienes el nivel de dificultad en cada una de tus tareas, ahora, analiza las tres listas y señala los tres ítems con mayor puntaje en cada una de ellas, teniendo como resultado nueve acciones para trabajar.

Para cada acción encárgate de definir los requisitos para cumplir correctamente con ese ítem, y que con esos pasos se convierta poco a poco en algo fácil y práctico de hacer para ti.

De esta manera bajaras la dificultad en algunas acciones, porque te acostumbrarás a ellas, y gracias a eso cada vez podrás ir trabajando más en lo que te cause dificultad, para convertirlo en algo más fácil e ir subiendo el nivel.

Te darás cuenta que luego de hacer estos ejercicios constantemente serás todo un experto y dominarás el tema a la perfección, claro está, con compromiso y dedicación.

Para cada una de las acciones que seleccionaste, escribe como mínimo tres requisitos que debes cumplir para hacer más fácil esta acción y mejorar tu habilidad en ella.

Por ejemplo, si una de tus principales debilidades es levantarte muy tarde, comienza con requisitos como “desocuparme antes de las 10pm para poder dormir a esa hora” “no tomar café o bebidas que me causen insomnio” “hacer mucho ejercicio durante el día para lograr estar cansado en la noche, dormir y levantarme temprano” “comprometerme a levantarme mínimo a las 6:00am todos los días” y me puedo quedar aquí dando más ejemplos, pero parceros, esto se debe adaptar a su estilo de vida.

Establece requisitos de los que estés seguro que puedes cumplir

Pasa mucho que nos ponemos metas casi imposibles, o que generan cambios muy drásticos en nuestra vida, y si bien puede ser muy positivo esto último, también puede pasar que duremos cumpliendo los primeros días y luego nos olvidemos de esto.

Así que recuerda la metodología de los planes de acción, ve paso a paso y poco a poco vas subiendo el nivel (lo que estamos buscando hoy). Por ejemplo, si nunca has hecho ejercicio pesado, no pongas una meta de entrenar diario tres o cuatro horas, eso aparte de hacerte daño podría aburrirte y frustrarte rápido… y como ya estamos en el día veinticinco, sabemos muy bien lo que puede significar una frustración.

Después de establecer esos requisitos, adáptalos a tu plan de acción y empieza ya mismo, y si está de noche entonces mañana a primera hora. Todos los días acuérdate de esos requisitos que escribiste, si es necesario léelo todas las noches. La razón principal es que estamos atacando directamente nuestra zona de confort y para acostumbrarnos, necesitamos mínimo 21 días seguidos cumpliendo esos requisitos.

Entonces comprométete, y si en algún momento pasa por tu mente desistir, piensa en que estarías tirando a la basura esa meta tan anhelada a la que quieres llegar.

Debemos tener disciplina parceros, planear y cumplir, esa es la forma más solida y sincera de expresarnos a nosotros mismos nuestro amor propio. Debemos amarnos lo suficiente para construir la mejor versión de nuestra vida y eso solo lo conseguimos, cumpliendo, saliendo de la zona de confort y subiendo de nivel en cada una de nuestras acciones; claro está, todas enfocadas en llegar al éxito.

Mis parceros, como siempre soy demasiado feliz al terminar de escribir cada uno de los días de este desafío, aparte de sentir que les puedo aportar muchísimo, me comprometo yo y también cumplo cada uno de los detalles que he escrito durante el reto.

Estos ejercicios conmueven y sacuden un poco, pero son bastante valiosos para este proceso de transformación de vida y crecimiento personal. Es momento de planear, es momento de cumplir, es momento de alcanzar las metas ¡todos lo podemos lograr!

Un saludo mis parceros.

Daniel Tirado / #NomadaDigital

Comunidad de nómadas digitales: Trading, Forex, Bitcoin, criptomonedas y todo lo que sean negocios en internet y emprendimiento online.

PD: Sígueme también en “mi canal de Youtube” donde explico todo con mas profundidad!

Comparte y ayuda a otros:

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

¡Ey Dany!
Muchas gracias por este Desafío30X y por todo lo que enseñas en cada uno de los retos y ejercicios… ¡Ya casi acabamos, lo tenemos de un pelooo! Jajaja
Gracias, porque ésta ha sido una de las cosas que me ha enseñado que es más valioso terminar algo, que comenzarlo.

Saludos 🙂

Responder

Hay que ir atacando todo lo que nos distrae de las metas grandes! centrarnos en los verdaderos propósitos!

Responder