Saltar al contenido

OBJETIVOS SMART PARA EMPRENDEDORES

Parceritos, ¿qué más pues? ¿Ustedes saben qué son los objetivos Smart para emprendedores? Este es un tema del que se ha empezado a hablar durante el último tiempo y yo quiero que ustedes sepan de qué se trata para que lo pongan en práctica en sus emprendimientos, negocios y vida diaria.

Para nadie es un secreto que uno de los grandes problemas con los que nos enfrentamos las personas en la vida es la inseguridad que se deriva de no haber alcanzado los objetivos que nos trazamos en algún momento específico. En consecuencia, esa inseguridad después se traduce en miedo, expectativas rotas y desmotivación.

Sin embargo, muchachones, yo estoy completamente seguro de que eso pasa porque las personas no sabemos trazarnos objetivos correctos. Metas acordes a nuestras condiciones, recursos y momentos de vida. Muchas veces nos trazamos objetivos tan difíciles de alcanzar que nuestra vida se convierte en un mar de decepciones, frustraciones y desesperanza.

Acá el problema es práctico parceros. Saber vivir es un arte y de eso se tratan los objetivos Smart para emprendedores. Como muchos de ustedes sabrán, smart quiere decir en español, inteligente. Así pues, la premisa de los objetivos inteligentes es no engañarnos con objetivos que no vamos a poder cumplir. De esa forma, nos evitaremos frustraciones futuras y disgustos inútiles en nuestra vida.

Como dijo Séneca menchitos: «No hay viento favorable para el que no sabe hacia dónde va», en ese sentido, los objetivos inteligentes para emprendedores proponen una metodología de ir acercándonos a nuestras metas paso a paso y no como nos los dicta esta sociedad instagramera: el éxito en un mes sin sacrificios ni esfuerzo. Dicho esto muchachones, acompáñenme pues a averiguar de qué se tratan estos objetivos Smart para emprendedores.

También te puede interesar: Budismo y Marketing.

¿Qué son los objetivos inteligentes?

El concepto de objetivos Smart, según el blog para emprendedores Entrepreneur, apareció por primera vez en 1981 en un artículo publicado por el investigador estadounidense George T. Doran llamado: «There’s a S.M.A.R.T. Way to Write Management’s Goals and Objectives» Que se podría traducir como: «Hay una manera inteligente de definir objetivos de gestión». Dicho esto, vale la pena resaltar que en el idioma inglés, las iniciales S.M.A.R.T. componen un juego de palabras. Además de que esta palabra se puede traducir como inteligente, también, con cada una de sus iniciales, se forma un acrónimo.

Por consiguiente, el acrónimo S.M.A.R.T. significa:

  • S: Específico (spececific).
  • M: Medible (Measurable).
  • A: Alcanzable (Attainable).
  • R: Realista (Realistic)
  • T: Tiempo (Time-Bound)

En consecuencia, como se puede ver en la imagen, los objetivos inteligentes para emprendedores se preguntan por el ¿Qué? ¿Cuánto? ¿Cómo? ¿Con qué? y ¿Cuándo? De esta manera, definir los parámetros del método S.M.A.R.T. nos ayudará a convertir nuestras metas y objetivos en acciones realizables de acuerdo a nuestros recursos, condiciones y etapas de vida.

Se suele escuchar mucho entre los coaches y mentores de desarrollo personal, que la gente debe escribir sus objetivos para hacerlos realidad. No obstante, no basta solo con escribir los objetivos parceros. Yo en este momento puedo escribir que quiero ir a Marte, pero si aplico el método SMART a este objetivo, me daré cuenta de que dicha meta solo la podré lograr a muy largo plazo y en unas condiciones muy específicas: que existan los viajes tripulados a Marte, que se den las condiciones tecnológicas para viajar allá, que mi cuerpo resista a los cambios gravitacionales y a condiciones climáticas inhóspitas.

Como verán, yo puedo escribir este objetivo, nadie me lo impide, pero a ojos del método Smart sería un objetivo con pocas probabilidades de alcanzarse. Con este método de objetivos inteligentes no quiero que ustedes piensen que no hay que soñar en grande parceros. Todo lo contrario, hay que soñar grandes cosas. Sin embargo, desde un punto de vista práctico, es mucho más efectivo ir cumpliendo pequeños objetivos realizables que nos acerquen cada vez más a esos grandes sueños que tenemos.

No basta solo con escribir nuestros sueños, metas y objetivos parceros. Es nuestra obligación analizar si son realizables, con qué recursos contamos, en cuánto tiempo los podemos realizar y cómo los vamos a llevar a cabo. Este método tan sencillo nos librará de miles frustraciones y nos permitirá vivir una vida más armónica y feliz.

Un método práctico para lograr todo aquello que nos propongamos

El método Smart es netamente práctico y realista parceros. Nos va a poner en modo acción y nos va a sacar del modo ensoñación. Nos va a hacer entender que para que podamos hacer realidad ese sueño que tanto anhelamos, primero debemos trabajar en aspectos más específicos. Y hasta parece tonto decir una cosa de esas muchachones, pero en este mundo de resultados inmediatos y de éxitos en quince días, parece que se nos olvidó el poder que tiene fijarse objetivos en el corto, mediano, y largo plazo.

Trazarnos objetivos inteligentes en la vida es un camino garantizado del éxito parceros. Entiendan que la vida es un camino práctico, de hacer, corregir y volver a hacer. Así pues, nuestras metodologías de vida también deben estar en concordancia con ese camino práctico. La inteligencia financiera es un gran ejemplo de esto muchachones.

La inteligencia financiera consiste en entender cómo funciona el dinero y ponerlo a trabajar a nuestro favor. No es cuestión de que si nacimos para los negocios o no, es cuestión de disposición, actitud y aprendizaje. Todo en esta vida se puede aprender y nos corresponde a nosotros mismos usar nuestra capacidad de reflexión y razonamiento para labrarnos nuestro destino.

Lo mismo vale para los objetivos parceros. Como bien dijo el cantante y hombre de negocios Jimmy Dean: «No puedo cambiar la dirección del viento, pero puedo ajustar mis velas para alcanzar mi destino«. Los objetivos Smart, por consiguiente, constituyen una metodología para ajustar nuestras velas menchitos.

Vivir en piloto automático es un error. Tenemos que ir caminando paso a paso hacia nuestros objetivos de vida. El éxito, precisamente, es la realización progresiva de esos objetivos. El éxito no solamente es el destino sino también el camino. Y para caminar necesitamos unos buenos zapatos que nos protejan de todo obstáculo. Esos zapatos se llaman objetivos. ¿Por qué? Porque en última instancia esos objetivos son nuestro combustible, nuestro propósito de vida.

Por lo tanto, para vivir una vida inteligente nos tenemos que plantear objetivos inteligentes. La ecuación es sencilla menchitos y el primer paso para realizarlo es darnos cuenta de que nosotros mismos somos los dueños de nuestro destino.

Objetivos Smart llevados a la práctica

Paceritos, piensen que los objetivos son como un viaje por carretera. Si salimos de nuestra casa sin un plan de ruta, sin un mapa y sin conocer nuestro destino, probablemente nos vamos a perder. Si en nuestra vida no tenemos un plan de acción y un propósito por el cual nos levantemos cada mañana, nuestra energía se va a ver desperdiciada en cosas que no son edificantes. Ahora bien, si esos objetivos son medibles, factibles y realizables, vamos a vivir con una actitud positiva y ganadora.

Por el contrario, trazarnos objetivos irrealizables, nos puede llevar a la frustración y, lo que es peor, a la desmotivación. En ese sentido, para que empecemos a aplicar el paradigma Smart en nuestras vidas, es necesario conocer cada uno de sus puntos en detalle. Veámos pues que nos puede aportar este método en cada una de sus etapas parceros.

Específico

Entre más detallados sean sus objetivos muchachones más probabilidades hay de que los puedan hacer realidad. Un objetivo abstracto no se pude medir y tampoco se puede definir su tiempo de realización. Una cosa es decir que nuestro objetivo es volvernos millonarios y otra cosa es decir que queremos correr tres kilómetros al día para bajar de peso. El primer objetivo es genérico y nada específico. ¿Cuál va a ser nuestro plan para volvernos millonarios? ¿Cuánto tiempo nos va a tomar aquello?

De estas preguntas seguramente saldrán diversos objetivos y tareas que son las que nos llevarán a convertirnos en millonarios. Este objetivo es legítimo parceros, sin embargo, es muy genérico. Si al cabo de dos años no nos convertimos en millonarios nos vamos a frustrar. Por el contrario, si decimos que vamos a montar una e-commerce para volvernos millonarios, ahí el objetivo se estaría volviendo más específico.

Respecto al segundo objetivo de correr cada día 3 kilómetros para bajar de peso, podemos ver que es un objetivo palpable, realizable y específico. Tres kilómetros no es mucho y cualquier persona que se lo proponga podrá lograrlo. Una vez que hemos realizado este objetivo durante el tiempo planteado, podremos ir subiéndolo a 6 kilómetros, después a 10 y después a 15.

Esa forma progresiva nos irá dando confianza y una actitud mental positiva para seguir cumpliendo otros objetivos. Preguntemonos qué pasaría si de entrada nos planteáramos correr 15 kilómetros sin parar. Muy probablemente no seríamos capaces y nuestras expectativas se vendrían al suelo. Traduciéndose esto en frustración y tristeza. ¿Ven por qué el método SMART para emprendedores nos ayudará a vivir de manera más armónica y sosegada?

Medible

Si el objetivo que ustedes se trazan es genérico, difícilmente lo podrán medir parceros. ¿Díganme uno como mide un objetivo relacionado con viajar a marte? Si bien no es imposible, resultaría muy complejo. Si ustedes como emprendedores se trazan como objetivo aumentar el tráfico hacia su tienda electrónica, ahí las cosas cambian parceros. El objetivo es específico, medible, realizable, realista y temporal.

Entre más susceptible de medición sea un objetivo más control podemos tener sobre él. Si un objetivo no es medible nunca vamos a poder saber si lo estamos cumpliendo o no. Adicionalmente, medir nuestros objetivos nos permitirá seguir avanzando hacia nuevas metas, pues sabrás exactamente cuando cumpliste la anterior y cuando es tiempo de trazarte una nueva. No medir los objetivos es divagar sobre un mismo punto durante mucho tiempo. Medir nos permitirá optimizar tiempos y recursos, y probar nuevas estrategias en caso de que algo estemos haciendo mal.

Alcanzable

Ay parceros ome, este es el punto en el que más fallamos los seres humanos y ni se diga los emprendedores. Si realmente queremos hacer realidad nuestros sueños, debemos empezar por aprender a trazarnos objetivos correctos. Muchas veces el problema no es la meta como tal sino cómo formulamos esa meta. No es lo mismo decir: «en un año quiero tener libertad financiera» A decir: «en un año voy a lograr la libertad financiera a través de un sistema de ingresos residuales basado en el mercado inmobiliario». Como verán, el primer objetivo es vago, genérico y abstracto. ¿Quién no quiere lograr la libertad financiera en un año?

Por otra parte, el segundo objetivo es específico, medible, alcanzable y realista. Un buen negocio relacionado con los bienes raíces nos puede brindar esa libertad financiera hasta en menos de un año parceros. En ese orden de ideas, nuestros objetivos Smart, sobre todo si somos emprendedores, deben ser alcanzables. Acordes a la medida de nuestros recursos, disposición, capacidad y tiempo.

Realista

Como les dije anteriormente, los objetivos Smart nos van a poner en modo acción y nos van a sacar del modo ensoñación. ¿Por qué se los digo? Porque en la medida en que nos tracemos objetivos realistas, nuestro cerebro va a interpretar aquello como algo realizable. Automáticamente, nuestra disposición frente a la vida cambiará. Nos sentiremos motivados, capaces y seguros. Por el contrario, si los objetivos no son realistas, el cerebro entrará en una especie de bloqueo. Vas a empezar a preguntarte: ¿Y cómo carajos voy a lograr esto? Muchas personas fallan en la consecución de sus sueños porque se plantean objetivos tan irreales que simplemente se conforman con el fracaso y se escudan en que su sueño «era muy difícil de lograr»

En contraposición, planteándose objetivos más pequeños que les hubiesen ayudado a acercarse a su sueño, seguramente ese sueño hoy sería una realidad. No lo olviden menchitos, objetivos realistas es igual a sueños realizables.

Tiempo

Como bien advertía Napoleon Hill: «Un objetivo es un sueño con una fecha límite» En ese mismo sentido, los objetivos que ustedes se tracen deberán tener un tiempo definido. Ya sean días, meses o años. Lo importante es que le pongan un límite a esa meta. Si no establecemos tiempos para cumplir nuestros objetivos, será muy difícil lograr cosas en el largo plazo, ya que la suma de pequeños objetivos con un tiempo determinado de realización, hará que cada vez nos acerquemos a objetivos más grandes. Por otra parte, ir poniéndole tiempos límite a nuestros objetivos nos dará una sensación de estar avanzando, de no estar estancados y de ir encaminados por la senda correcta.

Pónganle fecha límite a sus sueños parceros. Esto nos evitará frustraciones y falsas expectativas. Adicionalmente, al fijarnos un tiempo de realización de los objetivos, la misma premura de cumplir con ese tiempo nos llevará a actuar con efectividad y a realizar acciones concretas. Es por eso que recalco tanto que el método Smart para emprendedores es un ejercicio práctico y realista. De acción y no de ensoñación.

Cambio de chip

Yo conocí el método Smart hace algunos años parceros y desde aquella época mi forma de trazarme objetivos cambió. Me volví más práctico, disciplinado y organizado. Entendí que el éxito se desprende más de saber vivir que de las oportunidades y recursos de los que dispongamos. Aprendí a trazarme objetivos alcanzables a corto y mediano plazo en vez de objetivos irrealizables a largo plazo por muy seductores que parezcan. Saber vivir es un arte muchachones y a veces el método y la estrategia son más efectivos que los recursos. . No es exitoso el que más dispone de recursos y oportunidades sino el que sabe lo que tiene y lo optimiza de la mejor forma.

Ya saben pues menchitos, los objetivos deben ser específicos, medibles, alcanzables, realistas y con fecha límite. Una vez hayamos entendido esto, nos convertiremos en unos artistas de la vida. Esculpan su vida de acuerdo a sus sueños, pero recuerden que una escultura está compuesta de pequeñas piezas que en su conjunto soportan toda la estructura. Así deben ser sus objetivos: pequeñas piezas que soporten un gran sueño. Se les quiere parceros.

Un abrazo gigante.

Daniel Tirado / #BeachMoney

Comunidad de nómadas digitales: trading, Forex, bitcoin, criptomonedas y todo lo que sean negocios por internet y emprendimiento online.

PD: ¡sígueme también en “mi canal de Youtube” donde explico todo con más profundidad!

Comparte y ayuda a otros: