Saltar al contenido

LAS 4 ETAPAS DE LA VIDA DE CARL JUNG

Parceros, hoy quiero hablarles sobre las 4 etapas de la vida de Carl Jung por las que todos atravesamos a lo largo de nuestra existencia. Les advierto que nada tienen que ver con la edad biológica. Sigan leyendo juiciosos para que puedan identificar en cuál se encuentran ustedes.

Y es que resulta que a veces nos sentimos perdidos, sentimos que no conectamos con nada ni con nadie; que se nos ha esfumado la ilusión de vivir y entramos en conflicto con lo que creíamos, hasta ahora, que nos definía como seres humanos.

Esto nos pasa a todos y no solo en un momentos específico y único de la vida, sino que puede sucedernos muchas veces en nuestra existencia, así que no se preocupen que les mostraré que no están solos ni tienen de qué preocuparse.

Por qué deberías saber en qué de las 4 etapa de la vida estás

Resulta parceros que según Carl Jung, el reconocidísimo psiquiatra suizo y fundador de la psicología analítica (sí señores, el mismo de los 12 arquetipos de marca del que les hablé en un artículo pasado), nuestra vida consiste en una búsqueda que se desarrolla en 4 etapas en las que cambia nuestra forma de pensar, nuestras prioridades, las necesidades y aquello que nos define como seres humanos.

Así como reza el dicho “nadie ama lo que no conoce”, un elemento fundamental para desarrollar el amor propio, la autoestima y la autoconfianza es lo que dice el famoso y viejísimo aforismo griego “conócete a ti mismo”.

Para llegar a ese conocimiento parceros es necesario tener la capacidad de reflexionar sobre lo que hacemos, por qué pensamos lo que pensamos, qué nos gusta y qué no. Es importante ser críticos con nuestros puntos de vista, analizar realmente por qué decimos esto y no aquello; en qué se fundamentan las ideas que defiendo; qué me define realmente, ¿soy lo que quiero ser o soy lo que las circunstancias han hecho de mí?

Muchachos, es que muchas veces vamos por la vida como veletas ome, sin sentido, dejándonos llevar por la masa, por lo que quieren los demás de mí en lugar de darme el espacio que realmente merezco.

Y todas las respuestas están ahí parceros, sí, ahí, en ese corazón que les palpita cuando están con la novia, o cuando corren la media maratón, o cuando suben tres escaleras, jejejjee. Hablando en serio muchachos, ustedes tienen todas las respuestas dentro de ustedes ome.

Saber en qué etapa de la vida te encuentras es un valioso ejercicio de reflexión. Nosotros somos un mar profundo y lo que yo quiero parceritos es que nademos bien adentro para ver qué tesoros encontramos.

Las 4 etapas de la vida según Carl Jung

En total son 4 etapas que, así como no tienen que ver con la edad biológica, tampoco están relacionadas con las metas o logros que hayamos obtenido en la vida.

Estas 4 etapas de la vida de Carl Jung están determinadas por los intereses y las motivaciones que tenemos, por eso que nos impulsa, aquello en lo que centramos nuestra atención.

Aunque tienen un orden de aparición, no significa necesariamente que todos las hayamos experimentado o que vayamos a hacerlo alguna vez. Algunos pueden haberse quedado en una o dos de ellas, otros pueden haber avanzado sin tener que atravesarlas todas.

Identificar en qué etapa nos encontramos nos ayudará a conocernos mejor y a identificar si estamos poniendo nuestra atención donde realmente queremos. Si aquello que hacemos va en coherencia con lo que queremos ser como seres humanos.

Qué bonito que de verdad todo lo que leen les sirva para reflexionar y analizar sobre su paso por este plano terrenal. Claro, también deben cuestionar todo. Estas son teorías o planteamientos, no la verdad absoluta.

El punto mis parceros del alma es que sea por el camino que sea, emprendamos un viaje que nos lleve a ser cada día mejores personas, más amables, más sensibles, más empáticos y conscientes del otro.

Para crecer y evolucionar debemos ser humildes, tener la mente abierta, ser capaces de escuchar a los otros; reconocer que nos equivocamos, ser flexibles ante la vida y ante lo que somos.

La sabiduría nos hace libres y verdaderamente felices

Parceros, antes de hablar de cuáles son las cuatro etapas les quiero decir algo muy importante que nos sirve para entender el valor del trabajo de este psicoanalista. Resulta que el parcero dedicó sus últimos años a conseguir la iluminación entendida como el ejercicio de compartir conocimiento.

Él quería que todo el mundo tuviera acceso a la información y a la educación porque para él la sabiduría es lo que nos hace libres y nos genera la verdadera la felicidad.

Qué bonito parceros, qué lindo cuando la gente es así, generosa con lo que sabe y busca el bien común en lugar de anhelar quedarse con todo para ser el que más tiene, el que más sabe, el más poderoso.

Nos han metido en la cabeza que la vida es una competencia y no, no lo es; aquí estamos todos para crecer, para ser felices. Si todos tuviéramos las mismas oportunidades, créanme que habría menos conflictos, menos sufrimiento, menos desigualdad… Pero ven parceros, me volví a desviar del tema.

El caso es que con la definición de las cuatro etapas de la vida Jung quiso facilitar un ejercicio de reflexión para que cualquier persona pudiera conocer su interior porque, en sus palabras:

“Nuestra visión solo se aclarará cuando miremos a nuestro interior, cuando entendamos nuestros sueños y esos procesos de nuestra psique. En ese momento, justo cuando entendamos qué hay dentro, despertaremos”.

Danny, pero no nos has dicho cuáles son esas cuatro etapas

Aaaaaayyy parceros, es que cuando me emociono me pongo a hablar y me voy por las ramas, jejeje. Pero bueno, ahora sí jue´: Hablemos pues de las cuatro etapas de la vida de Carl Jung.

Etapa 1: Hércules o el atleta

Esta etapa habla del héroe, de ese ser que es admirado, que todo lo puede, que busca destacarse, ganar la batalla, luchar y obtener reconocimiento. Representa la valentía y también la necesidad de recibir admiración por su valor y por su apariencia.

4 eetapas de la vida de Carl Jung: Hércules o el atleta

En esta etapa nos obsesionamos con nuestra imagen física, valoramos la belleza y la fuerza y creemos que en ellas dos está la clave del éxito. Aunque es una etapa muy narcisista, también es donde más duro nos tratamos porque creemos que nunca seremos lo suficientemente bellos, fuertes, atléticos.

También puedes leer: ¿Cómo encontrar el sentido de la vida?

Creo que gran parte de la población del mundo se encuentra en esta etapa, jejejeje. Algo que se ha reforzado con la posibilidad que dan las redes sociales de mostrarle a media humanidad fotos de cuerpos aparentemente perfectos e inmaculados pero que esconden una realidad muy distinta.

Aunque esta etapa está directamente relacionada con la adolescencia que es que cuando nos empezamos a definir y a formar nuestra identidad, hay parceros que hace ya varias décadas superaron la pubertad, pero que siguen anclados a la etapa de Hércules o el atleta.

Etapa 2: Apolo o el mundo del guerrero

Se supone parceros que con el tiempo y a medida que vamos asumiendo responsabilidades dejamos de centrarnos en la apariencia y nos enfocamos en la consecución de metas, propósitos y objetivos.

Sin embargo, la satisfacción de esas metas está relacionada con la comparación y con ser y sentirme mejor que los demás. Se nos abren las agallas y el deseo de poseer, de adquirir riqueza, de acumular, de conquistar el mundo y de tener más que los demás.

Apolo o el mundo del guerrero: 4 etapas de la vida de Carl Jung

En esta etapa nos comparamos, queremos lo que tiene el otro y buscamos derrotarlo como el guerrero que somos, pero guerreros materialistas que están centrados en acumular más objetos, experiencias y sensaciones.

Etapa 3: el sacerdote o la declaración

En esta etapa empezamos a sentir que todo lo que buscamos en las etapas anteriores no nos hace realmente felices y no nos llena; por el contrario, nos genera un vacío. Es cuando empezamos a desear y buscar un cambio y dejamos de mirarnos el ombligo para darnos cuenta de que no estamos solos.

Es el momento de la búsqueda del sentido de la vida, de ir tras algo más profundo. Dejamos de apegarnos a lo material y nos volcamos a lo emocional. Queremos ayudar a otros, hacer algo que tenga un sentido más profundo y que impacte positivamente la vida de los demás seres humanos.

Las 4 etapas de la vida de Carl Jung: el sacerdote o la declaración

Es la etapa de dar y de compartir lo que uno tiene. Empezamos a ser más reflexivos sobre lo que hemos logrado y, sin necesidad de renunciar a ellas, dejas de darle tanto valor a las cosas materiales y al dinero.

Ya no nos apegamos a lo material porque sabes que la vida es más que eso. Entonces, empezamos a centrar nuestra existencia y el sentido de nuestra vida en el dar y en el servir. ¡Qué bonito ome!

Etapa 4: de Hermes o el espíritu

En la última etapa, aunque ya nos hemos desprendido de lo material, seguimos buscando algo más y es cuando lo encontramos en el plano espiritual. Reconocemos que hay una energía o un poder que nos supera y queremos tener una conexión más profunda y cercana con ella.

Empezamos a descubrir una idea de la vida más trascendente que supera aquello que podemos explicar, comprender y racionalizar.

Para Jung esta es la etapa en la que por fin nos damos cuenta de que somos seres espirituales viviendo una experiencia humana y nos volvemos observadores de nuestra vida.

Las 4 etapas de la vida de Carl Jung de Hermes o el espíritu

Te recomiendo leer: La vida es un viaje parceros

Ahora sí parceros, ¿en cuál de las 4 etapas de la vida se encuentran?

Parceros, no sé a ustedes, pero a mí me parecen increíblemente acertadas estas etapas, parece que estuvieran narrando mi vida, jejejjee. Así tal cual lo he experimentado yo.

Todos hemos pasado por momentos en los que nos sentimos desubicados, que no encajamos, que ya no tenemos cosas en común con nuestros amigos o con la realidad que vivimos.

Ahora entiendo que eso sucede cada vez que estamos en la transición de una etapa a otra porque implica renunciar a lo que, por un lado, creíamos que era el fin último de la vida y, por el otro, a lo que le habíamos trabajado tanto.

A veces ponemos toda nuestra fuerza y nuestra energía a algo que luego ya no nos motiva. Por ejemplo, le trabajamos al cuerpo, nos matamos yendo al gimnasio, haciendo dietas, cuidando lo que nos podemos, decimos, hablamos y nos esforzamos tanto tanto para luego sentir que…mmmm… como que la cosa no es por aquí.

Lo mismo sucede cuando logramos tener la casa, el carro, la beca y la familia perfecta de mostrar y… mmmmm… tampoco es por aquí. Llegamos a creer que algo nos pasa, que somos unos inconformes y desagradecidos y que nunca encontraremos la verdadera felicidad.

Y lo que sucede es que estamos trascendiendo. Nos estamos dando cuenta de que lo material (sean las posesiones o el culto al cuerpo y a la belleza) ya no nos llena; no logra responder a nuestras preguntas; no nos permite alcanzar eso que, aunque no lo veamos, sabemos que existe.

Como dice una famosa marca: keep walking, sigue caminando

Ahora que conoces esta perspectiva de la vida puedes preguntarte si estás donde deberías estar. Si vale la pena quedarte anclado en la etapa de Hércules o si ya es momento de seguir adelante e ir cada vez más profundo en tu vida y en tu interior.

De pronto conocer las 4 etapas de la vida de Carl Jung te puede ayudar a comprender un poco más ese vacío y esa ausencia de norte por la que estás atravesando en este momento. De pronto, como te decía en DÍA CUATRO de FINANZAX21, estás despertando y dejando salir a la mariposa que hay en ti.

Entonces parceritos, no se den tan duro; no sientan que hay algo mal en ustedes. Dense cuenta que están es evolucionando y cambiando. Que todas las etapas hacen parte de nuestro proceso de crecimiento.

Que todo lo que vivimos es necesario para descubrir, por nosotros mismos, que posiblemente somos capaces de tenerlo todo, pero que al final conectarnos con esa energía superior y saber que somos parte de ella es lo que le da un verdadero sentido a nuestras vidas.

“Quien mira hacia adentro, despierta”

Parceros, la idea es evolucionar, traten de no quedarse estancados en una etapa. Vívanla, disfrútenla, sáquenle jugo, mídanse y suelte, suelten lo que tienen para que la vida los lleve por el camino y alcancen esa conexión que le da sentido a todo lo que somos.

Me despido con esta belleza de frase de este parcero que me tiene encantado ome:

“Su visión se aclarará solamente cuando usted puede mirar en su propio corazón. Quien mira hacia afuera, sueña; quien mira hacia adentro, despierta”

Carl Jung

Un abrazo muchachos, nunca dejen de buscar el sentido de sus vida.

Se les quiere.

Daniel Tirado / #BeachMoney

Comunidad de nómadas digitales: trading, Forex, bitcoin, criptomonedas y todo lo que sean negocios por internet y emprendimiento online.

PD: ¡sígueme también en “mi canal de Youtube” donde explico todo con más profundidad!

Comparte y ayuda a otros:

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

Excelente mensaje … mil gracias por compartirlo

Responder

Comparto lo descrito en el artículo Dani, siento que estoy en la etapa 3, actuando ya se han hecho realidad logros materiales y piensas que no te va a llenar ni hacer más feliz tener más. Porque seamos sinceros, puedes tener una casa de 20 habitaciones y solo necesitas una para dormir, 3 carros y solo puedes conducir uno a la vez, el vestidor lleno de ropa pero solo usas una a la vez. Cuando descubres que la felicidad no está en lo material, ni en el poder ni en la vanidad es donde cambias la forma de pensar y comienzas a mirar en tu interior y así encontrar lo que en verdad te hace feliz 🙏🏻

Responder