Saltar al contenido

MANUAL PRÁCTICO DEL ESTUDIANTE VAGO

Seguramente hay muchas cosas que quieres conseguir en tu vida, todos queremos lograr nuestros objetivos, alcanzar nuestras metas, hacer realidad nuestros sueños, pero todo eso requiere un plan claro y trabajo disciplinado que el “estudiante vago” debe comprender.

Cuando pensamos en esos sueños, sentimos que somos capaces de todo y nos comprometemos (irresponsablemente) a trabajar con dedicación para hacerlos realidad. Sin embargo, pasado un corto tiempo, la pereza empieza a ganarnos la partida, y todos los compromisos que hicimos con nosotros mismos empiezan a incumplirse.

Y sí. es parte de nuestra naturaleza sentir pereza a veces, o no tener ganas de hacer lo que habíamos planeado hacer, el problema es que si le damos mucho espacio, termina por acaparar gran parte de nuestro tiempo.

Además, hoy en día tenemos tantos distractores, que es muy fácil quedarnos enganchados viendo Facebook o Instagram, o jugando videojuegos, o viendo videos en Youtube, o haciendo no sé qué en el celular por horas y horas, sin darnos cuenta de todo ese tiempo que estamos gastando en cosas que no nos aportan mayor cosa, por el contrario, nos alejan de lo que queremos de verdad.

Como parar la adiccion a las redes sociales

Una de las cosas más importantes (y más difíciles de hacer) para alcanzar nuestros sueños, es aprender, estudiar, practicar, formarnos y entrenarnos disciplinadamente en lo que sea que queremos. Porque probablemente tenemos ya el talento, pero si no nos especializamos, pues no nos diferenciaremos, no alcanzaremos la maestría y seguramente no lograremos los resultados que esperamos.

Así que a continuación encontrarás algunos buenos consejos para dejar la pereza, enfocarte en tus objetivos y poner por fin manos a la obra en el asunto, como continuación de mi entrada anterior de “Los vagos también triunfan“:

Encuentra algo que te motive, que te mueva.

Como lo he dicho antes, la razón por la que a muchas personas les da pereza estudiar y entrenarse es porque no les interesa lo que están haciendo o porque no tienen claro un objetivo más allá, que tenga sentido y valga la pena.

Puede que no te encante estudiar, pero si lo haces para lograr algo que de verdad quieres, pues eso es lo que te va a motivar. Por ejemplo, si lo que quieres es aprender a hacer trading, pues vas a practicar y a estudiar cada día, porque quieres ser exitoso en ello y de verdad vivir del trading y tener una mejor calidad de vida para ti y tu familia. Entonces el estudiar deja de ser una obligación tediosa y se convierte en la herramienta que te permite hacer ese sueño realidad.

Así que, por favor, lo primero es tener muy claros los objetivos que te propones, y ojalá estos objetivos te muevan desde lo más profundo, para que sean siempre el motor de lo que haces.

Descubre cuál es tu zona de confort y aventúrate a salir de ella.

Recuerda que, aunque te sientas a gusto en tu zona de confort, nada realmente interesante crece ahí. A veces nosotros mismos saboteamos nuestra formación, porque inconscientemente no queremos movernos de lo que ya conocemos, seguramente porque nos da miedo fracasar, o no ser capaces.

Entonces, si sientes que lo que te estás proponiéndo te genera miedo, incomodidad y molestia, pues seguramente vas por buen camino, porque tus mayores logros siempre estarán justo ahí, después de salir de tu zona de confort y superar tus temores. Es más, ojalá te acostumbres a incomodarte constantemente, siempre llevándote al siguiente nivel, así se te volverá fácil y fluido hacerlo.

Visualízate en tu sueño hecho realidad.

Cuando estés estudiando y practicando y te sientas aburrido o desmotivado, visualízate en la meta que te propusiste, como si ya fuera una realidad (la ley de la atracción). Por ejemplo, si lo que quieres es tener un negocio online exitoso, imagínate feliz, teniendo tu página con todas las herramientas y configuraciones que quieres, con todas la visitas y ventas que sueñas. Imagínate conectando con muchísimas personas y tu cuenta bancaria creciendo sin parar. Date cuenta de cómo te sientes y qué emociones te genera.

Todo esto te dará más motivación para seguir adelante y no rendirte, ni posponer las tareas que te has propuesto. No se trata de soñar despierto, se trata de crear desde tu mente lo que quieres y luego trabajar para manifestarlo.

Pelicula el cambio del Dr Wayne Dyer

No dudes nunca que lo que soñaste ya te pertenece.

Ponte metas a mediano y corto plazo y luego divídelas en pequeñas tareas.

Sueña en grande siempre, que tus propósitos sean extraordinarios. Ten presente que el universo es infinito y le da igual darte una vida en abundancia o una en escasez, entonces pide en abundancia, y ojalá no solo dinero, sino tiempo, salud, amor, gozo, plenitud…

Te podría interesar: El merecimiento, aprender a recibir.

Pero cuando se trate de entrenarte, lo mejor es dividir esa gran meta a largo plazo, en metas más pequeñas a corto y mediano plazo, y esas metas a su vez, divídelas en pequeñas tareas diarias que sean fáciles de hacer, para que no te frustres ni te aburras, sino que las hagas rápidamente y eso te entusiasme.

La idea es poder convencer a tu mente consciente de que las tareas son sencillas de hacer y así se te vuelve un hábito. Por ejemplo, si vas a leer un libro que tiene 15 capítulos, comprométete a leer un capítulo diario y así no lo sentirás como una tarea pesada, sino como algo fácil de cumplir.

Hay una regla que dice que si tienes tareas que te toman 2, 5 o hasta 10 minutos, puedes hacerlas de inmediato y así evitar posponerlas. La sensación de haber cumplido con lo que te propusiste te generará satisfacción y ganas de seguir adelante con tu plan.

Haz una lista de tus tareas.

Así es, llevar una agenda de las cosas que quieres hacer te va a facilitar mucho el camino. A veces la memoria nos falla, entonces tener todo escrito, tanto los objetivos, como las tareas, te ayudará a recordarlas fácilmente y a no pasar nada por alto. Además puedes irlas chuleando y así llevar un registro de tus avances.

Adicionalmente, programa horarios para realizar tus tareas. Recuerda que los hábitos se fijarán mejor en tu mente si siempre haces algo a la misma hora y el mismo día.

Enfócate en alinear tus pensamientos y emociones con tus metas.

Ten en cuenta que tu mente y tus emociones pueden ser tus mejores amigos o tus peores enemigos (el pensamiento positivo), así que alinéalas con tus acciones, para conseguir los resultados que quieres.

Si por ejemplo estás practicando trading y sientes miedo y piensas que no lo vas a lograr, pues es muy probable que tus resultados vayan en esa dirección, aunque estés haciendo las cosas de manera correcta. En cambio, si pones atención a tu mentalidad y manejas tus emociones a tu favor, no habrá meta que no puedas alcanzar, pues la mente, emociones y acciones alineadas hacen un poderoso equipo de trabajo.

Evita distraerte y perder la concentración.

Cuando te dispongas a estudiar o entrenarte, es súper importante que estés enfocado y concentrado, para que el tiempo que dediques sea muy productivo. Siempre será mejor invertir calidad que cantidad de tiempo, y así, además, podrás optimizarlo, pues es un recurso valiosísimo.

Si sabes que hay cosas que te pueden distraer, como el teléfono, el televisor, el ruido, etc., haz lo necesario para no tener acceso a ellas durante el tiempo que estés realizando una tarea. Cuando estás concentrado y te dispersas, pierdes el ritmo y te toma más tiempo volver a concentrarte en lo que estabas haciendo.

Celebra cada triunfo, no importa su tamaño.

Cada vez que logres un objetivo, por pequeño que sea, date el crédito y celebra. Tu mente se motivará si sabe que hay una recompensa cuando termine el trabajo.

Por ejemplo, puedes darte un gusto con algo que te guste comer, o tal vez una salida o ir a cine. Lo que sea que te guste y disfrutes, pero aprende a premiarla también. 🙂

Nunca pares de aprender.

Por último, es importantísimo que siempre estés aprendiendo, formándote, entrenándote (8 consejos para estudiar adecuadamente). No olvides jamás que tu mayor y mejor inversión eres tú mismo, y todo lo que hagas para evolucionar te retornará multiplicado.

Si se te dificulta estudiar, pues busca opciones, como les he dicho antes, hoy en día existen muchas herramientas para aprender. No te quedes buscando excusas para no hacer las cosas que te llevarán a lo que sueñas, no evadas tu compromiso con el camino que viniste a recorrer en esta vida.

Y bueno, a camellar pues mis parceros, manos a la obra con esos sueños… 😉

Daniel Tirado / #BeachMoney

Comunidad de nómadas digitales: Trading, Forex, Bitcoin, criptomonedas y todo lo que sean negocios en internet y emprendimiento online.

PD: Sígueme también en “mi canal de Youtube” donde explico todo con mas profundidad!

Comparte y ayuda a otros: