Saltar al contenido

#DESAFÍO30X – DÍA VEINTITRÉS

¡Parceros! Bienvenidos a un día más de #DESAFÍO30X, nuestro tema de hoy será cultivar hábitos. Desde el inicio de este reto hemos destacado muchísimo la parte de los hábitos, los planes de acción y rutinas de empoderamiento. Hoy nos vamos a enfocar en cultivar esos hábitos que nos hacen mejores personas y perseguidores de sueños.

En los últimos dos ejercicios, nos hemos conectado bastante con nuestro ser, desde meditar hasta profundizar un poco más en nosotros y buscar respuestas que debido a los bloqueos mentales y al ruido externo no encontramos, pero que siempre hemos tenido dentro de nosotros.

Haz click aquí para iniciar el reto

Estos ejercicios nos vuelven más conscientes, y nos ayuda a recordar que lo que queremos conseguir en el futuro está en nuestras acciones actuales y no en un “después”.

Sin embargo, no suele ser una labor fácil enfocarnos en esas acciones, normalmente tenemos distracciones y costumbres que nos hacen desperdiciar eso tan valioso que tenemos, nuestro tiempo.

Esa es la razón por la que en este día nos enfocaremos en cultivar esos hábitos que tanto necesitamos realizar pero que no logramos hacer, ya sea por pereza, falta de tiempo o cualquier otra excusa que se nos venga a la mente, porque parceros, puedo sonar un poco duro, pero eso son, excusas.

Investigando un poco sobre este tema, leí una frase que me gustó muchísimo y, antes de empezar con los ejercicios de hoy, me gustaría dejárselas:

“Primero hacemos nuestros hábitos, luego nuestros hábitos nos hacen a nosotros”

Charles C. Nobe

Es probable que ayer hayas encontrado respuestas, o hayas reevaluado algunas acciones. Para todas esas cosas improductivas que encontraste hay que hacerles una intervención. De eso se tratará nuestro día veintitrés, vamos a intervenir todo lo negativo cultivando hábitos.

Comencemos… ¿Cuáles son tus hábitos?

Pregúntate con qué hábitos vives hoy, cuáles son los malos para ti y cuáles son los buenos… Profundiza en tus acciones, así como lo hiciste ayer.

Los hábitos son difíciles de adquirir, requieren su buen tiempo parceros, pero son muy valiosos para nuestro día a día y los resultados que queremos. Para adquirirlos necesitamos compromiso y esfuerzo, pero una vez que los tenemos, ya se vuelven parte de nuestra naturaleza, se convierten en parte de nuestra vida de forma automática, así como cuando nos cepillamos los dientes en la mañana, cuando nos despertamos a cierta hora, etc, etc…

Danny, ¿y cuánto se demora un hábito en adquirirse?

Los expertos dicen que son 21 días consecutivos para cultivar hábitos, y así mismo, para romperlo. Sin embargo, esto depende de lo que ese hábito represente para ti, debes estar mentalmente preparado y hay algunos casos en los que se requiere más tiempo, sobretodo, cuando el hábito se convierte en afición o adicción.

En este caso tomaremos de referencia esos 21 días. En este día identificaremos un mal hábito que deseemos solucionar o cultivaremos uno nuevo que anhelemos adquirir para nuestros días.

¡Manos al cuaderno!

Abre tu lugar de apuntes y escribe “DESAFÍO30X – Día veintitrés” junto a “mi plan para cultivar hábitos” y la fecha en que estás haciendo este reto.

Hoy tendremos una dinámica diferente, les dejaré dos opciones y ustedes elijen cuál desean realizar en este día 😊

La primera opción es arreglar un mal hábito y la segunda es cultivarlo en caso de no tener un hábito puntual para corregir.

Danny, ¿y no es posible hacer ambos al mismo tiempo?

Parceros, de ser posible sí, pero al tener dos cambios al mismo tiempo aumentan mucho más las probabilidades de desenfocarnos y no terminar cumpliendo ninguno de los dos… Para el caso de los hábitos, y más que apenas estamos en nuestro primer mes de transformación de vida, es mejor ir paso a paso. Como el famoso dicho: lento pero seguro.

Caso contrario sería si ambos hábitos están relacionados, es decir, corrijo un mal hábito reemplazándolo por otro diferente, por ejemplo, cambiar el mal hábito de llegar tarde siempre, reemplazándolo por el hábito de la puntualidad.

Analicen sus acciones mis parceros, y en caso de que les aplique algo similar entonces sí pueden hacer ambas opciones al mismo tiempo, de lo contrario, enfoquémonos en uno solo. Ya habrá tiempo para el siguiente 😉

Primera opción: Arreglar un mal hábito

Identifica ese hábito que deseas eliminar de tu vida, mala postura, morderse las uñas, pereza, alcohol, postergar… Tienen muchísimas opciones, pero ojo, elijan solo una.

Básicamente es pensar en un hábito indeseable, ese que nos frustra hacer pero siempre hacemos. Luego de elegirlo, responde en tu lugar de apuntes:

  • ¿Cuál es la razón por la que quiero cambiar este hábito?
  • ¿Por qué le di prioridad a este y no a otros?

Ahora, dedícate a comprender las razones o los conductores de este mal hábito. Escribe en tu lugar de apuntes 3 causas principales por las que actualmente tienes ese hábito. Analiza muy bien y tómate el tiempo necesario para escribirlas.

Luego, escribe cuál será tu plan para abordar cada uno de esos factores con el fin de eliminar ese hábito. Es fácil, ya tienes las razones principales por las que realizas este hábito, ahora, escribe argumentos superiores a ellas para que sea coherente eliminarlos de tu vida.

Extiéndete y hazlo de forma consciente.

Después de tener esto especificado, encárgate de crear un plan de acción para eliminar ese hábito de tu vida.

Una de las formas más fáciles es reemplazarlo por otra cosa, y no tiene que ser algo similar, simplemente cambiarlo o cambiar tus horarios.

Tu más que nadie conoces ese hábito, así que estructura ese paso a paso de forma coherente, asegúrate de que lo cumplirás, debes hacerlo pensando en que esta acción que haces cada día desaparecerá y te ayudará a crecer como persona, y también, que hacerlo será muy impactante para tu proceso de transformación de vida.

Toma acción para cultivar hábitos

De nada sirve la información sin acción, para que las cosas funcionen como queremos debemos no solo planear, sino también cumplir. Esta segunda parte es la más importante de todas, así que comprométete con tu plan y si en algún momento estás pensando en dejarlo de cumplir, recuerda esa meta a la que tanto anhelas llegar.

Segunda opción: Cultiva un buen hábito

Identifica un hábito positivo que desees añadir a tus días, como despertar temprano, leer, hacer ejercicio, etc.

Analiza bien y recuerda que solo debes elegir uno. Ahora, en tu lugar de apuntes responde:

  • ¿Por qué quiero cultivar este hábito?

Sé específico, este tipo de ejercicios de responder escribiendo funcionan para crear una conexión diferente con ese hábito que queremos adquirir, en el momento en que escribimos soltamos más, apreciamos más y nos enfocamos solo en eso.

Ahora, crea tu plan de acción para cultivar ese nuevo hábito. Escríbelo detalladamente, convéncete de él, analiza todos sus beneficios y aplícalo a tu vida.

Mis parceros, cada día estamos más cerca del final de este reto y como siempre, me hace demasiado feliz poder compartir temas tan aportantes con ustedes.

Nos vemos mañana en el día veinticuatro de este #DESAFÍO30X. Recuerden publicar historias con el hashtag del reto y etiquetarme para repostearlos.

¡Saludos a todos mis parceros! Nos vemos mañana.

Daniel Tirado / #NomadaDigital

Comunidad de nómadas digitales: Trading, Forex, Bitcoin, criptomonedas y todo lo que sean negocios en internet y emprendimiento online.

PD: Sígueme también en “mi canal de Youtube” donde explico todo con mas profundidad!

Comparte y ayuda a otros:

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

amigos para apoyar y quizá brindarles una herramienta o un conocimiento mas amplio respecto al tema les recomiendo «el poder de los hábitos» de Charles Duhigg

Responder

Con dedicación todo se puede, ya abri el canal Alejandro Romero Cardozo, subí los videos, estoy estudiando y avanzando en mis proyectos; hasta aqui he descubierto que todo es posible con el suficiente deseo de superación!!… gracias Menchito!

Responder